***** *****Escudo Peronista Pictures, Images and Photos ***** - ***** Invitamos a Visitarnos en Twitter - @mirtapraino y en Face - Mirta Praino

3 ene. 2012

Una encuesta realizada por la consultora Ibarómetro, que preside Doris Capurro, reveló que el 51,5 por ciento de los encuestados cree que este año le irá "mejor" o "igual de bien" que en 2011, mientras que el 34,2 piensa que su economía sera "igual de mala" o "peor". El 14 por ciento restante manifestó que "no sabe".

http://www.infonews.com/advf/imagenes/2012/01/4f02fc33104a7_200x129.pngEl sondeo, que se realizó el 20 de diciembre sobre 1000 casos en la Ciudad de Buenos Aires y los dos primeros cordones del conurbano, reflejó que el 27% considera que su situación económica "mejorará" en 2012 y el 24% que será igual de buena. En tanto, el 18% cree que le irá "igual de mal" y el 15,5% estima que le irá peor.

¿Qué expectativa tiene para el 2012?

En esa misma línea, una encuesta que completaron 624 lectores de INFOnews ayer en este portal, arrojó que el 75% de ellos cree que su situación será "excelente" (40%) o "muy buena" (35%); el 17% espera que sea "buena" y apenas el 8% piensa que será "regular" (4%) o "mala" (4%).
En la edición de hoy de Tiempo Argentino, Doris Capurro y la socióloga Analía del Franco (consultora Analogías) opinaron al respecto:
Doris Capurro: "La noticia de la enfermedad de Cristina Fernández de Kirchner puso entre paréntesis el optimismo y la esperanza que reinan entre la mayoría de los argentinos sobre el fin de este año.
Es cierto, también, que fue la propia presidenta, al referirse con suave humor y fina ironía a sus próximas semanas como paciente médica, la que contribuyó a restar a la situación excesivo dramatismo y que ha permitido tornar la inquietud original en una silenciosa y respetuosa confianza.
Ni la crisis internacional que evoca los peores fantasmas de 2001 pudo borrar la visión positiva que hoy los argentinos tienen del país, del gobierno y de la economía. El 57,5% de los ciudadanos cree que la crisis económica mundial se parece a aquella que nuestro país vivió en 2001. Sin embargo, la actual coyuntura europea ha reforzado, inclusive, el orgullo de los argentinos. Fenómeno alimentado también por las declaraciones de algunos economistas reconocidos a nivel mundial, como Joseph Stiglitz, quienes ponen a la Argentina como modelo a seguir, por países como Grecia o Italia, para el manejo de su deuda externa.
La popularidad del gobierno nacional y la imagen positiva de Cristina Fernández de Kirchner (casi un 70%) continúan creciendo. En la valoración de las políticas públicas subyace una extendida adhesión a la idea de un Estado activo, dirigido a reparar injusticias y establecer derechos.
Esto explica el generalizado apoyo a las iniciativas del gobierno relativas al empleo, a los jubilados, al recorte de los subsidios, a la ley de tierras, los medios, la evasión fiscal, el vínculo con el sindicalismo y los Derechos Humanos.
A pesar de la crisis internacional y del reconocimiento de que la Argentina no es inmune a sus efectos, los argentinos tienen altas expectativas para 2012. Más del 50% cree que su situación económica personal será “mejor” o igual de buena que en 2011. Menos de dos de cada diez, en tanto, cree que será “peor”.
Las expectativas ciudadanas también van en aumento. Escalan posiciones. Lo que hace algunos años era la demanda por trabajo, hoy se transforma en la demanda por mejorar las condiciones salariales, el acceso al crédito, a la vivienda propia, a transportes públicos de calidad, etcétera. Obtener pasaportes o el DNI era hasta hace poco una odisea que llevaba meses; hoy, se obtiene en apenas algunos días. Ahora, entonces, se quiere el documento en forma instantánea. Es que los seres humanos somos así. Siempre queremos más. Un mail que tarda algunos segundos en caer en la bandeja de entrada nos puede parecer una eternidad, cuando antes por correo era normal esperar días o semanas.
El problema de los gobernantes es que no pueden descansar sobre sus victorias pasadas: deben afrontar las nuevas demandas. Ese es el desafío del año que arranca hoy".
Del Franco: "Los argentinos comienzan el año 2012 con optimismo , tanto para su futuro personal como para el colectivo del país ( datos de estudio nacional Analogías, semana del 14 de diciembre)
Un 63% de los argentinos considera que este nuevo año la situación económica del país será mejor o a lo sumo igual de buena que hasta el momento y asciende al 70% el grupo de optimistas que piensa lo mismo también para su situación personal.
Se llega a este estado de buenas expectativas cuando se asocian por lo menos un par de características estructurales, las particulares de cada ciudadano, y las generales, que refieren al nivel de confianza hacia el gobierno nacional.
Hoy, la presidenta de la Nación capta el apoyo del 70% de la opinión pública en relación a su gestión de gobierno y mejora aún en cinco puntos más cuando se trata de evaluarla en su faz personal. Cuando la aceptación hacia el gobierno es alta, la habitual lectura que se hace refiere a que esta situación es muy buena para el oficialismo, y ni que hablar para la propia presidenta. Agrego, sin embargo, que lo más significativo de lo anterior es la tranquilidad que lleva a la sociedad influyendo tanto en la construcción personal como general.
También frente a tan buena performance de gestión y expectativas personales se hace una segunda lectura , de “riesgo”, pensando que cualquier contingencia que “mueva el tablero económico” podría derrumbar esta confianza y también el optimismo. O sea si no hay excelencia no hay confianza.
¿Es esto lo que está pasando en nuestra sociedad hoy? Me atrevo a decir que no. En muchas oportunidades padecimos de cierto pensamiento mágico acerca de que todos los problemas y sinsabores estarían resueltos con tal o cual política de gobierno o económica. Hoy, con los guarismos positivos tanto de gestión como de expectativas, conviven la conciencia de riesgos en especial en el plano económico, como por ejemplo que los precios podrían seguir aumentando en los meses sucesivos, también que los salarios pueden no alcanzar a la inflación. Lo piensan inclusive los sectores más cercanos a la presidenta (55%).
Entonces, ¿cual sería el valor agregado que hace que aún conscientes de que no todo está como se quisiera, la población mantiene el buen humor social? El principal elemento es la prueba de que el gobierno y Cristina Fernández en particular dieron buenas respuestas respecto al manejo de situaciones de crisis o conflicto, en segundo lugar la percepción de que el gobierno tiene el suficiente compromiso con la heterodoxia de gestión para poder tomar decisiones a favor del crecimiento y la estabilidad dejando de lado el mantenimiento de un statu quo per se cualquiera sea este.
 Tiende a ser evidente que las razones políticas tienen en esta cuestión un peso importante, para sostener el buen humor social y poder “ bancar” disfuncionalidades económicas posibles. Me animo a decir entonces que 2012 no es el año del realismo mágico sino el de un optimismo realista"


MIRTA PRAINO - http://san-fernando-mi-ciudad.blogspot.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Mostrar botones para compartir