***** *****Escudo Peronista Pictures, Images and Photos ***** - ***** Invitamos a Visitarnos en Twitter - @mirtapraino y en Face - Mirta Praino

14 dic. 2015

Los laboriosos bonaerenses 2015 Los principales ganadores de los Premios Parlamentario

Los laboriosos bonaerenses 2015
Los principales ganadores de los Premios Parlamentario 2015, el senador Roberto Costa y el diputado Ramiro Gutiérrez, deslizan una fuerte crítica a la administración bonaerense llevada adelante por Daniel Scioli, además detallan su visión del año que llega a su fin aunque, al perecer, una cargada agenda para los próximos días.
7 de diciembre de 2015

El principal galardonado en la Cámara baja provincial, el diputado de Dolores Ramiro Gutiérrez, como miembro pleno del Frente Renovador se entusiasma con el cambio y las posibilidades que implica, pero al mismo tiempo empieza a plantear interrogantes. También habla de la importancia de la cyberseguridad y cyberdefensa en la Legislatura que viene.

Mientras que el presidente del bloque de senadores macristas Roberto Costa ya asumido como miembro del oficialismo se encarga de detallar los desafíos que enfrentará el nuevo Gobierno. Con la camisa arremangada Costa está obsesionado con “la gobernabilidad” necesaria para sacar a la Provincia del “estancamiento y el desastre” en que se encuentra.

- ¿Cuál fue la sensación que experimentaron al enterarse de que fueron elegidos como los más laboriosos 2015?

- Roberto Costa: Me pone muy contento porque es un reconocimiento a partir de la participación de aquellos que trabajamos dentro de esta cámara, o esta Legislatura, ya sean colegas, secretario o ayudantes de los colegas, o incluso de aquellos periodistas que participan de las sesiones, es algo que me pone contento. No creo ser merecedor de este reconocimiento porque hay otros legisladores que trabajan mucho y muy bien el tema legislativo, mucho mejor que yo, creo que, tal vez, el reconocimiento viene por el lado de la experiencia.

- Ramiro Gutiérrez: Fue una de las muy buenas noticias del 2015. Uno trabaja y espera tener un reconocimiento de sus pares y la alegría de saber que se valoró mi trabajo y que uno está en el primer lugar en uno de los tres poderes del Estado; para mí fue de enorme satisfacción y corona un año, encima electoral, donde uno viene cansado. Es una buena noticia para terminar el año.

- ¿Por qué creen que llegó este premio?
- RG: Tengo una gran responsabilidad producto de que en mi casa hubo cultura del trabajo, muchos horarios laborales y compromisos, y desde ese lugar yo tomé a la función pública. Trato de no faltar a la Cámara y constituí un gran equipo de trabajo. Esta gestión legislativa nace de esa actitud y tal vez esa impronta es la que ha sido reconocida.

- RC: Puede ser porque en este último año me aboqué mucho a la cuestión de buscar los consensos que, por distintas razones, no se daban en la cámara. Consensos que yo los considero elementales para el bien de nosotros, los legisladores; pero también para la sociedad. Y esa búsqueda me llevó a estar en contacto con todos los senadores y siempre dispuesto a resignar algo para que podamos avanzar en diferentes cuestiones. Eso puede haber sido valorado positivamente por muchos de mis pares.

- ¿Cuál es el balance personal que hacen de su producción legislativa?
- RC: Fue un año donde tuvimos que conformar el bloque de Junto por Buenos Aires, por lo cual el equipo de colaboradores tuvo que modificar su actividad, pues ahora éramos nosotros la conducción de un bloque, y no parte, como fue siempre mi condición en la Legislatura. Y ese bloque logró algunos objetivos en estos últimos tiempos, porque el bloque articuló posiciones para que algunos temas encontraran el camino legislativo que les permitiera la aprobación o sanción, temas que estaban complicados.

- RG: En lo personal, ésta fue una cámara diferente, es mi segundo período como legislador y la primera cámara que me tocó vivir fue de gran aprendizaje, con proyectos importantes y colegas que los defendían con grandes recursos. Este último año la Cámara baja estuvo más apagada, ojalá que tengamos con el ingreso de sangre nueva, nuevas expectativas. Este año estuve trabajando en muchas leyes nacionales que trascendieron este Parlamento, porque formé parte de un equipo que abasteció a la campaña presidencial, básicamente en seguridad, justicia y defensa.

- ¿Cuáles son sus ejes de trabajo?
- RG: Propuse una reforma del Sistema Penitenciario de la provincia de Buenos Aires, soy autor de infinidad de proyectos de la ley que plantean modificar el Código Procesal Penal bonaerense y creo que hay dos temas que se han descuidado y que el próximo presidente va a tener que abordar: cyberseguridad y cyberdefensa, en los cuales trabajo.

- RC: El resultado de las elecciones me pone, pura y exclusivamente, en la senda de trabajar para lograr el mejor Gobierno de la provincia de Buenos Aires, para sacarla del estancamiento y el desastre que deja (Daniel) Scioli. No hay, en este tiempo que comienza, ningún objetivo personal, solamente el objetivo de conjunto; por caso, en este mes de diciembre, hay que sacar todas las leyes que necesita la gobernadora para garantizar la gobernabilidad. Y además, hay que armar mayoría y consensos para todas las leyes que haya que tratar el próximo año, y eso es un trabajo que requiere conocimiento pero por sobre todas las cosas debe existir una trayectoria política que te permita encontrar la coherencia, la honestidad y la seriedad en el otro, pero que comienza en quien la demanda.

- ¿Cómo evalúan el comportamiento del Poder Legislativo en este año que termina?
- RC: Fue uno de los peores de la gestión del actual vicegobernador, solamente pudo ser ocultada con una enorme publicidad que terminó cansando a los bonaerense, nos cansamos de ver el color naranja por todos lados; pero la gestión legislativa de este año fue la peor de los cuatro años de Gabriel Mariotto y de los ocho años de Scioli.

- RG: El año electoral no ayuda en el diseño de la actividad legislativa y hay temas que directamente se tiene que sacar de la agenda, además estimo que el oficialismo trató de llegar al final con lo que se planteo en años anteriores y por lo tanto fue requerida la Legislatura como en otras ocasiones. Tampoco desde la Legislatura se pudo avanzar con iniciativas propias por desencuentros políticos que el proceso alienta. Así que la conclusión sería que no fue un buen año en general.

- ¿Qué temas estiman que quedaron pendientes o cual es el nuevo escenario legislativo?
- RG: Creo que quedaron pendientes al menos tres temas. Uno de ellos es sobre la medidas anticíclicas y la recomposición económica de la Provincia; el otro es la transparencia, dado que no pudimos construir una limitación de los mandatos y nuestro sistema de votación sigue siendo de papel, hay que entrar al Siglo XXI en el control del Estado, con gobierno abierto y nuevo sistema de votación; y tercero hay que cambiar el sistema de seguridad en la Provincia, la receta falló, sigue habiendo robos y homicidios en demasía para un distrito muy grande que requiere la compartimentación en seguridad, hay que fragmentar la seguridad de acuerdo con las problemáticas de cada lugar.

- RC: Como tema pendiente quedó la Autarquía del Poder Judicial y además todavía no hemos tratado el Presupuesto que debe ser remitido en agosto a la Legislatura, por señalar temas que se pusieron sobre la mesa para avanzar y finalmente quedaron pendientes.

- ¿Cómo evalúan la relación entre el Poder Legislativo y el Gobierno que se va?

- RC: El año empezó normal, con el planteo de varios temas, luego la cosa se fue desnaturalizando y a teñirse con la campaña electoral; lo cual está dando cuenta de la necesidad de una reforma política electoral. De mínima se tiene que modificar el sistema electoral para ir al voto electrónico y, por otro lado, el año que se elige presidente hay que unificar las elecciones. No puede ser que, este año, hayamos estado desde febrero hasta ahora con elecciones; y quedó para último momento la elección más importante, el balotaje, cuando la gente no tenía ni ganas de ir a votar.

- RG: El gobernador tuvo todas las leyes que quiso, al tener una mayoría consolidada. Ahora, el Gobierno no fue bueno, lo que le faltó a este Parlamento fue tener una integración más representativa de todos los espacios políticos que hubiesen permitido otro tipo de variantes y que seguramente con otras herramientas, no con las que mandaba el gobernador, hubiese tenido mejor control y capacidad de resolver los problemas de los bonaerenses.

- ¿Cómo imaginan la relación entre el Poder Legislativo y Ejecutivo en el futuro inmediato?
- RG: El Ejecutivo va a tener que tener una muy buena relación de acuerdos con el Legislativo, porque va a haber tres fuerzas constituidas, con sus particularidades, y las tres atadas a un esquema nacional. Hay un modelo que gobernó hasta ahora y tiene su receta. Hay un Gobierno que tiene su experiencia de gestión en la Ciudad de Buenos Aires y va a querer llevarlo a la provincia de Buenos Aires. Y hay un esquema que se formó para administrar tanto la Nación como la Provincia. Tres recetas con cuadros diferentes.

- RC: Con un trabajo muy importante de parte nuestra, del bloque del Gobierno, porque al que le toca conducir tiene que encontrar las razones por las cuales convencer a los opositores. Por primera vez en Buenos Aires, luego de mucho tiempo, 28 años, nos toca a quienes hemos sido opositores ser oficialismo. Esperemos que podamos demostrar que hasta ahora los errores que cometía el oficialismo se debían a que eran malos gestionadores y no porque nosotros le generábamos inconvenientes. Al mismo tiempo, vamos a necesitar que los ahora opositores entiendan que el desastre que hicieron lo tenemos que arreglar y para ello vamos a necesitar que las cámaras estén a la altura de las circunstancias.

- ¿Cuál será la relación de la oposición con el oficialismo?
- RC: Venimos de una relación de abuso, por parte de la mayoría del kirchnerismo, que incluso llegó al hartazgo. Esto es experiencia política, es parte de lo que hay que cambiar. Ahora no existen grandes mayorías, hay varias minorías, objetivamente estamos en otro escenario, un escenario que se divide en tercios. Esto requiere de un oficialismo que haga las cosas bien y al mismo tiempo tendrá que convencer a la oposición que es necesario un acuerdo de gobernabilidad. La provincia de Buenos Aires está muy complicada, no es una cosa menor, son muchos años de barrer la basura debajo de la alfombra.

- RG: Básicamente el Ejecutivo tendrá que acordar con algunos de los dos sectores opositores para poder plasmar políticas de gestión con apoyo legislativo.

- ¿Cuáles podrían ser los temas legislativos que incluiría en la conformación de una agenda común para el próximo año?

- RG: Lo que quiero es que terminemos con la coyuntura, no podemos seguir con la política de la urgencia; hay que resolver a mediano y largo plazo. Esto requiere una revisión de educación, salud, transparencia y seguridad. El próximo Gobierno va a atender la coyuntura: un operativo sol en ciernes, aguinaldo a la vuelta de la esquina, paritarias que comienzan ahora y se alargan por dos meses; resuelta esa coyuntura esta cámara debe ayudar a construir en el mediano y largo plazo.

- RC: No, para el próximo año no. Tenemos una agenda legislativa para este mes. Hay que hacer aportes desde la Legislatura para garantizar gobernabilidad a la administración que arranca. Tenemos que sancionar un Presupuesto General de Gasto y Recursos, acorde a las necesidades de la Provincia, con las emergencias en todos los rubros, una nueva ley de Ministerios que haga un Estado más activo y posible de gestionar, una ley especial para que los municipios encuentren una salida a la situación que se vive con los proveedores y también hay que avanzar con todos “los acuerdos” que correspondan en los organismos de la Constitución y de Control.

- ¿Cuáles son sus consideraciones generales de la gestión del gobernador Scioli?

- RC: Lo dije el primer día que llegue a la Cámara alta, en el año 2009, Daniel Scioli es el peor gobernador de la historia de la provincia de Buenos Aries.

- RG: A mí no me satisfizo la gestión de Scioli. Fue una gestión que tuvo las posibilidades de tener el Gobierno nacional y la mayoría de los intendentes fuertes y no resolvió los problemas estructurales. Creo que la Provincia hoy está con el tanque medio vacío, pero con el tanque bastante lleno en la expectativa de los bonaerenses que votaron un cambio. Nosotros vamos a trabajar para que se consolide ese cambio, muchos como yo, que somos la nueva generación, trabajaremos para que cada uno que acceda a un lugar sea idóneo para ese cargo y, seguramente, la Provincia y la Nación van a estar mejor.

- ¿Cómo andan las cosas en sus regiones o distritos de origen?

- RG: En el plano regional son 27 distritos los que están bajo la jurisdicción de un diputado de la Quinta Sección Electoral. Es importante recorrerla, hacer 800 km, e ir de una punta a la otra. Siempre nos tocó trabajar con la ñata del otro lado del vidrio, nunca fuimos oficialismo. Construimos concejos deliberantes, consejeros sscolares y cuatro intendencias. Desde ese lugar esperamos contribuir a la recuperación endémica de una política de esta Provincia: no hay buenos hospitales, no hay buena atención de los servicios, como caminos, hidráulica. Y a pedido de nuestros intendentes y con las leyes que nosotros podamos elaborar trabajaremos para mejorar la calidad de vida de los bonaerenses.

- RC: Tenemos un conurbano complicado por la falta de inversiones en infraestructura, la zona nuestra que es el norte oeste alejado (Escobar) es la que peor está, junto con el sur del conurbano. Estamos hablando de distritos que superan los 100 mil habitantes en todos los casos y que el 80 % de los hogares no tienen cloacas ni agua potable. Con eso nos damos cuent¿a en dónde se está viviendo: en un polvorín…

- ¿Qué conclusión hacen de la experiencia CFK?
- RC: No es un Gobierno para analizar en los últimos cuatro años, siendo benevolentes debemos analizar 12 años; empezaron con muchos aciertos, se remontó una situación difícil a partir del viento de cola que tuvo la Argentina con respecto a los precios mundiales de los productos que aquí se producen, y no se aprovechó la oportunidad que tuvimos, que fue una de las más importantes de la historia. Y que, lamentablemente terminó de esta manera, donde sí no estás con ellos son enemigo, donde hay argentinos buenos y argentinos malos.

- RG: Cristina fue jefa política de un sector importante que gobernó a los argentinos. El alejamiento del Gobierno llevará una buena discusión en casi el 50% de la representación de los argentinos. Discutirán si continúa esa jefatura o si cambia. Pero ahora entrará en un estado deliberativo, porque la conducción unida al gobierno es una cosa y la conducción sin gobierno es otra. Lo miraremos con expectativa a ese debate pero mientras tanto hay que poner en funcionamiento un país. Espero que la recuperación de la Argentina no quede detenida o enredada en la recomposición de poder de ese 50 % de la representación que une al peronismo, al FpV y a los aliados.

- ¿Qué esperan de este nuevo tiempo que empieza con la presidencia de Macri?
- RG: Yo espero de Macri que tenga una construcción de orden horizontal, muy plural, que demuestre la plenitud de la capacidad política por vocación. Yo estoy examinando al igual que muchos cómo será la gestión de un hombre que puede tener una capacidad técnica enorme pero quiero ver cómo ata eso con la vocación de un poder que es extremadamente demandante. Cuando uno es presidente se casa con la Argentina. No hay familia, no hay horarios, no hay otra prioridad que la Argentina. Ese es un fuego sagrado que tiene que estar en quien administre. Y esa es una duda que me la develará el tiempo.

Ser presidente, intendente o gobernador requiere que vos te levantes a las siete de la mañana y no preguntes para llevar los chicos al colegio; digas soy presidente, intendente o gobernador. Y cuando llegas a las tres de la mañana no digas está todo bien en casa, digas soy presidente. Yo no discuto que vaya a implementar una política con impronta propia. Ahora, ¿Tendrá ese fuego sagrado del amor para que cada segundo de su existencia sea presidente de la República?

- RC: Hay que hacer un gran esfuerzo para recomponer la sociedad. Y esto es lo que viene demostrando el presidente electo, la reconstrucción de la República y recomposición de la sociedad. Esto está en los tres temas puntuales que planteo en la campaña: pobreza cero, lucha contra el narcotráfico y unidad de los argentinos.

- ¿Qué esperan de la futura gestión de María Eugenia Vidal? 
- RC: Tengo una muy buena relación con la gobernadora electa, de corto tiempo, pero tengo las mejores expectativas. Primero porque tiene una vocación de trabajo inquebrantable, capacidad de trabajo y experiencia en la gestión pública; por supuesto que la Provincia no es la Ciudad, pero estoy convencido que va a tener el temperamento suficiente como para que empecemos a mejorar. Lo vuelvo a decir: la provincia de Buenos Aires, nuestra Provincia, está destrozada.

- RG: La gobernadora trae un aire fresco que recuerda los momentos iniciales de muchos cuando ingresaron a la actividad política. Está cargada con un gran deseo de transformar. Tendrá que rodearse de la mejor gente, tendrá que tener una característica, que sólo nace con el conductor, que es la intuición. Esta es una provincia que uno tiene que tener capacidad de anticiparse a los movimientos. Es muy grande, muy extensa, y un movimiento no visto a tiempo genera un descalabro intenso.

- ¿Y en relación a sus propios pasos en el próximo año, qué proyectan?

- RG: Creo que el Frente Renovador ha sido parte de la voluntad de cambio. Esta fue una elección casi de tercios. La elección nos puso en un lugar muy positivo, porque eso fue lo que identificó a Massa. Hay que generar una política de aliento para el despegue del Gobierno provincial y nacional, pero también hay que señalar las cosas en las que se pueda equivocar el camino. Acompañaremos, generaremos un clima de gobernabilidad positivo, pero también controlaremos los pasos para que el gobierno pueda coincidir con esas propuestas que los ciudadanos encarnaron con nosotros.

- RC: No puedo proyectar nada personal, considero que eso sería una irresponsabilidad de mi parte en estas circunstancias, tengo que proyectar algo de conjunto, todo el trabajo personal va a estar dedicado a ayudar en la gobernabilidad, en construir las mayorías que necesita la gobernadora para que se sanciones los proyectos que ella necesite…porque esto que se dice rápido no es tan sencillo y se viene un momento difícil desde lo político en la provincia.

- ¿Quisieran agregar algo que no he preguntado?
- RC: Muchas gracias a todos ustedes que están siempre, desde su lugar, contribuyendo con nuestra labor. Además, asumo públicamente que seré un servidor de esta voluntad de cambio que se expresó, y, está claro, que ese cambio debe ser para el bien de todos, en esa búsqueda estaré los próximos meses.

- RG: La política tiene una imagen muy negativa. Los órganos de la política Argentina están mal vistos, tal vez haya cuatro años para que el optimismo que triunfó en las elecciones genere una mejor concepción del ciudadano respecto a sus representantes.

Premios Parlamentarios bonaerenses

Cuadro de Honor Histórico 

2015: Senador Roberto Costa - Diputado Ramiro Gutiérrez
2014: Senador Jorge D’Onofrio - Diputado Rubén Eslaiman
2013: Senador Roberto Costa - Diputado Marcelo Feliú
2012: Senador Jorge D’Onofrio - Diputado Juan De Jesús
2011: Senadora Cristina Fioramonti - Diputado Franco La Porta
2010: Senador Jorge D’Onofrio - Diputado Marcelo Feliú
2009: Senador Luis Malagamba - Diputado Carlos Bonicatto
2008: Senador Federico Scarabino - Diputado Eduardo Carlos Fox
2007: Senadora Adela Segarra - Diputado Raúl Pérez
2006: Senador Mónica Litza - Diputado Luis Bruni
2005: Senador Juan José Amondarain - Diputado Carlos Bonicatto
2004: Senador Juan José Amondarain - Diputado Osvaldo Mércuri
2003: Senadora Graciela De Leo - Diputado Gustavo Ferrari
2002: Senadora Graciela De Leo - Diputado Gustavo Ferrari
2001: Senador Luis Genoud - Diputado Gustavo Ferrari
2000: Senador Diego Rodrigo - Diputado Gustavo Ferrari
1999: Senador Eduardo Sigal - Diputado Juan Pedro Tunessi
1998: Senador Eduardo Sigal - Diputado Francisco Ferro
1997: Senadores Luis Genoud y Eduardo Florio - Diputado Juan Tunessi
1996: Senador Aníbal Fernández - Diputado Mario Espada
1995: Senadores José Díaz Bancalari y Miles Pelly - Diputado Marío Espada
1994: Senador Juan Tudino - Diputados Juan Tunessi y Luis Ángel Gutiérrez

http://www.parlamentario.com/
MIRTA PRAINO - 11 6273 2340 http://san-fernando-mi-ciudad.blogspot.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Mostrar botones para compartir