***** *****Escudo Peronista Pictures, Images and Photos ***** - ***** Invitamos a Visitarnos en Twitter - @mirtapraino y en Face - Mirta Praino

7 feb. 2010

Lo fundamental y lo accesorio - Por Alfredo Eric Calcagno

http://www.elargentino.com/Images/header.jpg
Lo fundamental y lo accesorio
24-01-2010

Alfredo Eric Calcagno
Uno de los ras­gos bá­si­cos de la in­te­li­gen­cia es la fa­cul­tad de di­fe­ren­ciar lo fun­da­men­tal de lo acceso­rio. Es pe­no­so cuan­do una per­so­na los con­fun­de; pe­ro es ca­tas­tró­fi­co cuan­do se los mez­cla en la vi­da po­lí­ti­ca. ¿Có­mo se ma­ni­fies­ta aho­ra es­te fe­nó­me­no? Pa­ra eva­luar las al­ter­na­ti­vas, es útil ana­li­zar cuál es la je­rar­quía de los ac­tos po­lí­ti­cos que prac­ti­can la opo­si­ción y el Go­bier­no.
Las preo­cu­pa­cio­nes pre­do­mi­nan­tes de la opo­si­ción se re­fle­jan en las de­cla­ra­cio­nes de mu­chos de sus di­ri­gen­tes y en las ta­pas de los prin­ci­pa­les dia­rios. La pri­me­ra ca­rac­te­rís­ti­ca con­sis­te en la pree­mi­nen­cia de lo for­mal so­bre lo sus­tan­cial. En es­te en­fo­que se re­co­rre el ca­mi­no que va des­de lo anec­dó­ti­co y sub­je­ti­vo (an­ti­pa­tías u odios, co­mo los que su­fría Evi­ta) has­ta la for­ma­li­dad ins­ti­tucional, ins­pi­ra­da so­bre to­do en la de­fen­sa de in­te­re­ses.
En am­bos ca­sos, la opo­si­ción, con su do­mi­nio de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, pro­vo­ca si­tua­cio­nes ex­tre­mas, que se ba­san en pro­ble­mas me­no­res y de for­ma. Las in­flan pa­ra mag­ni­fi­car sus con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas.
Vea­mos un ejem­plo re­cien­te. Du­ran­te 11 días, las de­cla­ra­cio­nes po­lí­ti­cas, los dia­rios, la te­le­vi­sión y la ra­dio gi­ra­ron en tor­no al te­ma Re­dra­do-Ban­co Cen­tral-Re­ser­vas. Cla­rín le de­di­có 11 ta­pas, con tí­tu­los-ca­tás­tro­fe: en esos días, los de­más acon­te­ci­mien­tos na­cio­na­les pa­sa­ron a ser he­chos me­no­res.
Los dos te­mas en jue­go son la per­ma­nen­cia de Re­dra­do en el Ban­co Cen­tral y la trans­fe­ren­cia de re­ser­vas pa­ra abrir el Fon­do del Bi­cen­te­na­rio. La in­for­ma­ción trans­mi­ti­da con­te­nía he­chos fal­sos: no se em­bar­ga­ron las re­ser­vas de Ar­gen­ti­na (48.000 mi­llo­nes de dó­la­res), si­no 1,7 mi­llo­nes de dó­la­res de una cuen­ta au­xi­liar que el Ban­co Cen­tral tie­ne en un ban­co de Nue­va York; pa­ra que se ad­vier­ta me­jor la mag­ni­tud del pro­ble­ma: si al­guien tu­vie­ra 4.800 dó­la­res en un ban­co, le ha­brían em­bar­ga­do 17 cen­ta­vos de dó­lar. En el otro te­ma, la atri­bu­ción de re­mo­ver al pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral per­te­ne­ce a la Pre­si­den­ta de la Na­ción y no re­quie­re el acuer­do del Con­gre­so, si­no só­lo que una co­mi­sión bi­ca­me­ral emi­ta un con­se­jo no obli­ga­to­rio.
En am­bos ca­sos se tra­ta de si­tua­cio­nes que de­be­rían so­lu­cio­nar­se por las vías ha­bi­tua­les; pe­ro si no fue­ra así, exis­ten otros me­dios pa­ra lo­grar esos fi­nes. Es no­to­rio que no se tra­ta de pro­ble­mas fun­da­men­ta­les in­so­lu­bles, si­no de cues­tio­nes de pro­ce­di­mien­to. Lla­ma la aten­ción que la opo­si­ción trans­for­me en es­truc­tu­ra­les pro­ble­mas co­yun­tu­ra­les.
Res­pec­to del de­ba­te por el uso de las re­ser­vas in­ter­na­cio­na­les, se pre­sen­ta co­mo una cues­tión de vi­da o muer­te al­go que en rea­li­dad es una cues­tión de me­ra con­ve­nien­cia fi­nan­cie­ra pa­ra el país. Hay de par­te del Go­bier­no un in­ten­to de rein­ser­tar­se en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros in­ter­na­cio­na­les; pe­ro mien­tras si­ga sien­do ca­ro en­deu­dar­se afue­ra, sa­le mu­cho más ba­ra­to usar re­ser­vas so­brea­bun­dan­tes que emi­tir deu­da nue­va (re­cuér­den­se las crí­ti­cas por los bo­nos ar­gen­ti­nos que com­pró Ve­ne­zue­la).
Aho­ra bien, si es­tá ve­da­do usar re­ser­vas pa­ra pa­gar los ven­ci­mien­tos de la deu­da ex­ter­na, la úni­ca for­ma de pa­gar­los es emi­tien­do deu­da nue­va. En ese ca­so se man­tie­nen sin cam­bios el ni­vel de las re­ser­vas y el de la deu­da ex­ter­na. Si en cam­bio se pa­ga la deu­da ex­ter­na con re­ser­vas, am­bas va­ria­bles dis­mi­nu­yen al mis­mo tiem­po y por el mis­mo mon­to. En am­bos ca­sos, la deu­da ne­ta deu­da bru­ta me­nos re­ser­vas) que­da igual, pe­ro en el pri­me­ro el cos­to fi­nan­cie­ro pa­ra el país (la ta­sa de in­te­rés pa­ga­da so­bre deu­da nue­va) es ma­yor que en el se­gun­do (los in­te­re­ses que se dejan de co­brar so­bre las re­ser­vas).
Sin em­bar­go, la opo­si­ción pre­sen­ta co­mo una irres­pon­sa­bi­li­dad re­cu­rrir a las re­ser­vas in­ter­na­cio­na­les (que en su mo­men­to en­tre­ga­ron muy ba­ra­tas a los eva­so­res de ca­pi­ta­les), cuan­do no pre­sen­tan esa me­di­da co­mo un ma­no­ta­zo pa­ra ha­cer ca­ja co­mo si el di­ne­ro no se des­ti­na­ra a pa­gar deu­da, si­no pa­ra ga­nan­cias per­so­na­les. Una me­di­da de ad­mi­nis­tra­ción fi­nan­cie­ra (se tra­ta de usar el di­ne­ro pro­pio o de en­deu­dar­se pa­ra pa­gar) se pre­sen­ta co­mo al­go esen­cial.
Fren­te a es­te pa­no­ra­ma es­tán las lí­neas bá­si­cas de de­sa­rro­llo po­lí­ti­co, eco­nó­mi­co y so­cial que en­ca­ró el Go­bier­no. Plan­tea re­for­mas que re­per­cu­ti­rán de mo­do di­rec­to y per­du­ra­ble en la vi­da de am­plios sec­to­res de la po­bla­ción.
La pri­me­ra re­for­ma adop­ta cam­bios es­truc­tu­ra­les en el ré­gi­men de ju­bi­la­cio­nes y en el fi­nan­cia­mien­to de la eco­no­mía. Al vol­ver al sis­te­ma de re­par­to se res­ta­ble­ce la so­li­da­ri­dad ge­ne­ra­cio­nal, fi­na­li­za la apro­pia­ción abu­si­va del 36 por ciento de los apor­tes por las Ad­mi­nis­tra­do­ras de Fon­dos de Ju­bi­la­cio­nes y Pen­sio­nes, y se orien­tan esos fon­dos ha­cia el de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co y so­cial, en lu­gar de la es­pe­cu­la­ción fi­nan­cie­ra.
La se­gun­da es la ley que ter­mi­na con el mo­no­po­lio de la co­mu­ni­ca­ción au­dio­vi­sual. La opi­nión pú­bli­ca de­ja­rá de es­tar so­me­ti­da a la opi­nión úni­ca ex­pre­sa­da por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción do­mi­nan­tes. Al es­ta­ble­cer­se la mul­ti­pli­ci­dad de emi­so­ras y de con­te­ni­dos, se dan las ba­ses pa­ra una au­tén­ti­ca de­mo­cra­cia po­lí­ti­ca; ca­da opi­nión ten­drá un ve­hí­cu­lo pa­ra ex­pre­sar­se.
La ter­ce­ra es la re­for­ma po­lí­ti­ca, que es­ta­ble­ce pa­ra to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos la obli­ga­ción de de­sig­nar a to­dos sus can­di­da­tos a fun­cio­nes elec­ti­vas na­cio­na­les me­dian­te elec­cio­nes in­ter­nas, abier­tas, si­mul­tá­neas y obli­ga­to­rias; y el prin­ci­pal gas­to de las cam­pa­ñas po­lí­ti­cas que son las emi­sio­nes de te­le­vi­sión, se­rán ofre­ci­das gra­tui­ta­men­te a to­dos los par­ti­dos, con pau­tas equi­ta­ti­vas.
La cuar­ta es la asig­na­ción de una men­sua­li­dad por hi­jo a los de­so­cu­pa­dos, a los tra­ba­ja­do­res en ne­gro y a quie­nes no lle­gan a co­brar el sa­la­rio mí­ni­mo. De tal mo­do, se ata­ca­rá al nú­cleo du­ro de la po­bre­za y se es­pe­ra la de­sa­pa­ri­ción de la in­di­gen­cia. Es­tas me­di­das esen­cia­les cons­ti­tu­yen un pa­so gi­gan­tes­co ha­cia la in­clu­sión so­cial, in­for­ma­ti­va y po­lí­ti­ca; pe­ro co­mo son muy re­cien­tes, to­da­vía no se ha ad­ver­ti­do el cam­bio sus­tan­cial que sig­ni­fi­can. Es­ta­mos en ple­no te­rri­to­rio de lo fun­da­men­tal.
Co­mo ocu­rre con las re­for­mas bá­si­cas, se afec­tan in­te­re­ses y por eso sur­gen las reac­cio­nes vio­len­tas de los gru­pos do­mi­nan­tes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Mostrar botones para compartir