***** *****Escudo Peronista Pictures, Images and Photos ***** - ***** Invitamos a Visitarnos en Twitter - @mirtapraino y en Face - Mirta Praino

4 oct. 2011

El compañero Juan Manuel Abal Medina, Secretario de Comunicación Pública de la Nación, recibió a Nuestra Palabra en su despacho. La situación política nacional tras las PASO, la UNASUR, las elecciones y los desafíos por delante, fueron los principales temas abordados.

-¿Qué balance haces de los resultados finales de las Primarias?
http://pcce.com.ar/IMG164/337/IMG_8701.jpg Creo que fue altamente satisfactorio ya que mostró el respaldo al camino iniciado allá por el 2003 y profundizado a partir el 2008, reafirmando que este es el camino correcto. Nuestro proyecto político conducido por Néstor y Cristina viene realizando a lo largo y ancho del país algo que es novedoso para la política contemporánea en la Argentina. Y tiene que ver con pensar y entender la política como un espacio de recuperación de las luchas, los sueños, las utopías populares; con la transformación de la realidad y el desafío de terminar con décadas en que la acción política se reemplazó con la administración de lo existente. Se concebía a la política como la gestión para los grupos de poder y justamente por eso explotó como explotó. Una política que no quiere ni puede transformar la realidad y que sólo es interesante para quienes pretenden vivir de ella, enriquecerse con ella, es la que justamente hundió a la Argentina. Hasta el 2003 lo único que hacía esa política era negarse a sí misma, descentralizando, vendiendo, dando impunidad, y en esa negación se iba haciendo cada vez más impotente porque iba teniendo menos capacidad y menos poder real para poder transformar la realidad. Desde ese primer sueño de que “con la democracia se come, se cura y se educa” en adelante, siempre fue ir para atrás, destruyendo la política, el Estado, la militancia, y así terminó, explotando con el “que se vayan todos”, que expresaba la crisis que vivíamos. En ese contexto, creo que Néstor y Cristina entendieron que el único camino era la reconstrucción sobre bases absolutamente distintas e iniciaron un camino más novedoso y riesgoso al enfrentar a los factores de poder.

-Y enfrentar a las corporaciones, que encarnan ese poder real en la Argentina…

Pero no enfrentarlos por enfrentarlos, por el confrontacionismo o la crispación que tanto les gusta decir, sino una política que tiene que trabajar en nombre de las mayorías y para ello tiene que frenar, contrarrestar y discutir con quienes han gobernado la Argentina históricamente. Tan simple y tan inusitado en la política reciente. Ese fue el camino que emprendimos en 2003, el que nos llevó a ganar en el 2007. Ahí es cuando los sectores concentrados de poder dijeron “bueno hasta acá”, quisieron poner límites o pensaban que este gobierno sólo quería salir de la crisis y que ahora venía una etapa de moderación, y vieron que la gestión de Cristina, lejos de moderar nada, venía a profundizar ese rumbo. Por eso tuvimos un 2008-2009 que no fue otra cosa que la puesta en acto del poder real de la Argentina. En el 2008 se vio como pocas veces lo que significa el poder jugando entero para voltear a un gobierno, y nosotros que veníamos peleando, pero con más voluntad que otra cosa, nos dimos cuenta de lo que significaba de verdad enfrentar a esos sectores. Creo que de alguna manera ahí también hubo una ratificación del rumbo porque después del voto no positivo de Cobos y del resultado del 2009, el camino de los manuales era que si nos fue mal debíamos moderarnos o retroceder. Y lo novedoso del kirchnerismo es que ante esa coyuntura decidió profundizar el rumbo: estatizamos las AFJP y fuimos por la Ley de Medios. Es decir, cuanto más supuestamente débiles fuimos, más fuerte fue la apuesta de Néstor y Cristina. Ésto es lo que estamos viviendo hoy y en estas Primarias 2011 se demostró que se puede ir contra esos factores de poder y ganarles, que es lo importante.

-¿Qué tenemos por delante en los próximos meses?
Es central seguir trabajando, no bajar los brazos, no creer que ya está todo dicho. Con mucha humildad, como siempre nos dice la Presidenta, porque estamos convencidos de que del otro lado, los factores de poder siguen jugando y van a hacer todo lo posible -si ven que no pueden frenar nuestra victoria- para intentar reducirla o salir con este discurso de la elección parlamentaria para meter más diputados, que es lo primero que les dijo Magnetto, que quiere parlamentarios que cuiden los intereses del monopolio. Por eso mismo debemos trabajar con mucha fuerza para consolidar el resultado.

-Estuviste acompañando mucho a Néstor en esa tarea fundante de la construcción de la UNASUR, que hoy tiene planteada una fuerte agenda en el contexto de la crisis mundial. ¿Qué balance haces del camino recorrido?
UNASUR es volver a los orígenes, y Néstor y Cristina lo dejaron muy bien planteado. Los pueblos de América Latina fueron divididos artificialmente. A principios del siglo 19 los países fueron construidos arbitrariamente según los intereses del imperio de turno y no según las definiciones de los pueblos que allí vivían. Éramos todos una gran nación que fue dividida para debilitarnos y ser parte de un sistema global. La UNASUR es la posibilidad que tenemos de dejar de lado esa tradición de estos últimos 200 años de historia en que estuvimos dividiéndonos y peleando entre nosotros hasta llegar a los ‘90, que fue la etapa más patética en que el máximo mérito era ver quién se reunía más minutos con Bush. Ahora podemos verlo distinto, podemos construir la unidad regional lo suficientemente fuerte para tener autonomía en el concierto global. La crisis económica del 2008 ratifica que la unidad no era un deseo simplemente valorativo, sino una necesidad si queríamos poder tener autonomía de esa crisis y seguir generando desarrollo sustentable en beneficio del pueblo, como actualmente estamos haciendo. Esa es la gran apuesta de la UNASUR en sus dos planos: en el político, como cuando frenamos los golpes de Estado en Bolivia y Ecuador, cuando colaboramos en el juzgamiento de la masacre de Pando, cuando Néstor ayudó a impedir la guerra entre Colombia y Venezuela. Y haciéndolo desde acá, no pidiendo permiso a Washington. Ahí la región mostró una mayoría de edad como un actor que es capaz de resolver sus propios conflictos y sentar un precedente muy fuerte al decir “Golpes de Estado Nunca Más”. Porque a los procesos populares se los derrotó siempre de la misma manera, y cuando no están los militares están los generales multimediáticos.

-Recientemente hubo grandes avances.
Efectivamente, la otra gran tarea es la construcción de la autonomía económica de la región donde se está avanzando mucho y el compromiso es asumido por la totalidad de los países del bloque, no sólo por el llamado eje del mal entre Argentina, Venezuela y Bolivia, sino de los gobiernos con un signo ideológico distinto. Hoy en la región los gobiernos están más preocupados por las necesidades reales de los pueblos y cada vez menos por los sectores del poder real. Por eso el Banco del Sur y tantas otras iniciativas concretas, de intercambio regional, que vinculan a nuestras economías de nuestros países, que creo que de continuar, están abriendo un siglo muy distinto para América Latina de lo que fue el siglo 20.
-------------------------------------------------------
ENTREVISTA EXCLUSIVA DE NUESTRA PALABRAhttp://pcce.com.ar/164_abalmedina.htm







MIRTA PRAINO - 11 6273 2340 http://san-fernando-mi-ciudad.blogspot.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Mostrar botones para compartir