***** *****Escudo Peronista Pictures, Images and Photos ***** - ***** Invitamos a Visitarnos en Twitter - @mirtapraino y en Face - Mirta Praino

28 jul. 2010

http://san-fernando-mi-ciudad.blogspot.com
27-07-2010 / La suba ubicará a la jubilación más baja, que perciben 4 millones de personas, en el 68% del salario mínimo vital y móvil. Durante este año los aumentos serán de entre 22 y 23 por ciento.

Infografía sobre el aumento a las jubilaciones.
Por Ana Vainman
En los próximos días se anunciará la suba de los haberes jubilatorios correspondientes a agosto, que estará entre el 14 y el 15 por ciento. De esta manera, la jubilación mínima –que perciben algo más de cuatro millones de beneficiarios– quedaría entre los 1.020 y los 1.030 pesos. Llegará así al 68% del salario mínimo, vital y móbil.
Fuentes del Gobierno indicaron a Buenos Aires Económico que el segundo incremento de jubilaciones de este año –previsto en la ley 26.417 de movilidad jubilatoria– estaría en torno del 15%, por lo cual durante 2010 los haberes habrán subido entre 22 y 23 por ciento.
Según indicaron desde el Palacio de Hacienda, el anuncio oficial deberá realizarse después del 2 de agosto. Ocurre que ese día se dará a conocer el Indice de Salarios correspondiente a junio que elabora el INDEC, en función del cual se termina de conformar la fórmula de movilidad.
Así, el alza de las jubilaciones surgirá como promedio de la suba en el Indice de Salarios, entre el primer semestre de 2009 e igual período de 2010, y el alza de los recursos tributarios per cápita percibidos por la ANSES durante la primera mitad de este año.
Esta suba beneficiará a un poco más de cinco millones y medio de jubilados y pensionados que conforman el Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), a 930.000 beneficiarios de pensiones no contributivas (cuyo monto equivale al 70% del haber mínimo) y a 21.144 veteranos de Malvinas.
Paralelamente con estas subas se elevará en igual porcentaje el aporte previsional que pagan los trabajadores autónomos, y también el salario máximo para el cálculo de los descuentos con destino a la seguridad social.
En el primer caso, el importe para la categoría más baja de autónomos pasaría (si se aplica un alza de 14%) de $166,06 a $189,3 y la remuneración tope para los aportes sociales de los trabajadores en relación de dependencia, en tanto, pasaría de $10.118 a 11.534 pesos.
También se elevará en función de este porcentaje (14%) la prestación básica universal (PBU) –que tiene como finalidad brindar una prestación uniforme a quienes hayan alcanzado la edad jubilatoria– que pasaría de $422,91 a 482,11 pesos.
La fórmula. Con una suba de al menos 14% se logrará el alza más alta desde que comenzó a implementarse la fórmula de movilidad jubilatoria instaurada por la ley 26.417, aprobada por el Congreso en octubre de 2008 en base a un proyecto enviado por la presidenta Cristina Fernández. (Ver infografía.)
El paso de la iniciativa por el Parlamento fue conflictivo ya que la oposición, tanto en la Cámara de Diputados como en la de Senadores, cuestionó la fórmula mediante la cual se llegaría al aumento jubilatorio, por considerarla confusa y poco beneficiosa para los jubilados.
Es por eso que el proyecto de ley en general y la fórmula de movilidad en particular fueron explicados y defendidos en más de una ocasión por el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, y el entonces titular de la ANSES y actual ministro de Economía, Amado Boudou.
La ley finalmente fue sancionada y, según su articulado, las jubilaciones se ajustarán dos veces al año.
Para calcular la suba se toma en cuenta lo que haya pasado en cada semestre calendario: de enero a junio para el ajuste de septiembre y de julio a diciembre para el ajuste de marzo del año siguiente.
Es por eso que por estos días se está trabajando en función de lo que ocurrió en los primeros seis meses de 2010.
Para el cálculo hay dos índices alternativos. Uno (“a”) mide la evolución de los salarios (por el INDEC o el RIPTE –remuneración imponible promedio de los trabajadores estables–, de ambos el más alto) y de la recaudación impositiva que va a la seguridad social, dividido por beneficio. El otro (“b”), la evolución de los ingresos de la ANSES, por beneficio. De ambos índices se elige el menor.
En las tres subas implementadas hasta ahora, para el componente “a” siempre se utilizó la medición de salarios proveniente del INDEC y no el RIPTE, ya que el primero sistemáticamente dio un porcentaje más alto.

http://san-fernando-mi-ciudad.blogspot.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Mostrar botones para compartir