***** *****Escudo Peronista Pictures, Images and Photos ***** - ***** Invitamos a Visitarnos en Twitter - @mirtapraino y en Face - Mirta Praino

10 sept. 2010

NESTOR KIRCHNER HABLO DE LA SEGURIDAD Y CUESTIONO A LOS JUECES, A LOS OPOSITORES

http://www.pagina12.com.ar/commons/imgs/logo-home.gif  “Hay que solucionar el tema de la Justicia”

Criticó a Mauricio Macri, Francisco de Narváez, Eduardo Duhalde y hasta a Daniel Scioli.

Por Nicolás Lantos
El ex presidente Néstor Kirchner criticó a la Justicia por “permitir que los delincuentes entren por una puerta y salgan por otra” y cuestionó a “los dirigentes” opositores que “tienen un discurso simplista” y “especulan con el dolor de la gente”. El diputado le llamó la atención a la clase dirigente durante el discurso que dio en el cierre de un seminario en La Boca. En un coqueto galpón reciclado, con la presencia de centenares de dirigentes y personalidades peronistas, desde concejales hasta ministros de la Nación, y ante más de mil asistentes, el titular del Consejo Nacional del Partido Justicialista aseveró que “es hora de que la dirigencia argentina deje de ser una dirigencia llena de temores, de miedos, porque el país necesita dirigentes con mucha capacidad de administración que consoliden el rumbo”. También le dedicó críticas a Mauricio Macri, Francisco de Narváez, Eduardo Duhalde y hasta un pedido de “precisiones” a Daniel Scioli que, dos metros más allá, lo miraba sin poder ocultar su sorpresa (ver aparte).
“Hay que solucionar el problema de la justicia”, dijo Kirchner y aunque aclaró que no hay que generalizar señaló que “el retardo” de algunos procesos permite “esconderse en un falso garantismo y que los delincuentes entren por una puerta y salgan por la otra”. En ese contexto cuestionó a la oposición. De Eduardo Duhalde dijo que “la seguridad no la van a traer aquellos que tenían la mejor policía del mundo y nos dejaron en un fango” ni “los que pactaron con la delincuencia organizada”. A Francisco de Narváez, en tanto, le recriminó que hizo campaña prometiendo un plan contra la inseguridad que nunca presentó. “Que lo traiga para solucionar este tema rápidamente”, lo apuró.
Luego reprochó a los opositores y a los jueces al señalar que “cada vez recrudece un tipo de delito, dicen saquemos una nueva ley”. “Si quienes tienen que administrar justicia no se deciden a actuar, y quienes tienen responsabilidad política de mandarlos a actuar, no lo hacen, podrá haber 700 leyes y vamos a seguir estando con distintos tipos de problemas como secuestros, desarmaderos, salideras bancarias, con sancionar una ley no alcanza”, advirtió Kirchner.
Para las seis de la tarde, el lugar estaba repleto. Las actividades incluyeron varios paneles de discusión sobre políticas públicas por los que pasó buena parte del gabinete nacional, además de legisladores, intendentes y funcionarios de segunda línea. Sobre el escenario se acomodaron cerca de un centenar de sillas para hacer lugar a los miembros del flamante Frente Nacional Peronista (FNP): entre ellos estaban los diputados Carlos Kunkel, José María Díaz Bancalari y Juan Carlos Dante Gullo; intendentes del conurbano, como Francisco “Barba” Gutiérrez, y del interior, como Carlos “Camau” Espínola; senadores como Daniel Pérsico; representantes de universidades nacionales e intelectuales.
Unos cuarenta minutos más tarde apareció el secretario general de la Unasur, acompañado por su hermana Alicia –ministra de Desarrollo Social–, los gobernadores de Buenos Aires, Daniel Scioli, y San Juan, José Luis Gioja, cada vez más cómodo en su traje de precandidato a vicepresidente; el senador José Pampuro y Juan Manuel Abal Medina, cercanísimo colaborador del santacruceño. Luego de una breve introducción a cargo de Julio Pereyra, intendente de Florencio Varela e impulsor del FNP, Kirchner inició su discurso, algo más largo de lo que acostumbra, en el que realizó la crítica a la clase dirigente. Apuntó a políticos, empresarios y jueces.
“Siento profunda pena cuando veo a gran parte de la dirigencia política argentina arrodillarse ante los grupos económicos concentrados”, manifestó el diputado, que pidió: “No tengan miedo, no le tengan miedo a la concentración mediática, ni a Clarín” porque se viene “un nuevo amanecer” para el país. “No la dejen sola a la Presidenta –insistió–. Por favor los que militamos en el campo nacional y popular, ayudémosla a seguir mejorando la calidad institucional, para no ver cómo Clarín trata de apurar una decisión de la Corte para parar la desinversión. Confiemos en la independencia de poderes para que la Justicia y la igualdad existan siempre y las presiones desaparezcan.”
Kirchner no dejó pasar la oportunidad de cargar contra Macri uno de sus oponentes en la carrera hacia el 2011. “Algunos deben cuidar más la educación, arreglar los edificios y no enojarse con los jóvenes”, chicaneó . “A los chicos no los maneja nadie. Ese es el cuento de siempre. Hay que conversar con los pibes y no como si fueran nenes. Ante cada conflicto hay que ponerse al frente y no irse de viaje. Cuando vuelva del paseo me va a echar la culpa a mí”, se permitió la ironía.
Kirchner también cuestionó al Grupo Clarín, que –denunció– “burdamente trata de apurar una decisión favorable de la Corte Suprema para frenar la desinversión”. “Magnetto quiere gobernar sin haber ido nunca a elecciones y sólo a partir de la construcción de una concentración mediática”, denunció.
“Es necesario democratizar los medios –sentenció Kirchner–. Por todos los argentinos digámosle no a los monopolios, trabajemos para que Magnetto y este grupo de Clarín no sigan trabajando de manera monopólica.” Y concluyó argumentando que “es fundamental tener coraje, no como en la Cámara de Diputados, donde a algunos legisladores les tiemblan las rodillas y otras cosas” a la hora de votar en contra de los intereses concentrados. “¿Cómo pueden tener tan pocas convicciones?”, se preguntó. “Es tal la cobardía que tienen, que no se entiende para qué querían que los voten en 2009.”

 “QUE DIGA QUIEN LE ATA LAS MANOS”, DIJO KIRCHNER

Un párrafo dedicado a Scioli

El discurso de Néstor Kirchner había comenzado hacía pocos minutos, cuando el ex presidente dejó caer la frase: “Le pido al gobernador Scioli que nos diga quién le ata las manos”. El titular del PJ aseguró a continuación que hacía esa pregunta “para ayudarlo” en el tema de la seguridad. “Pero hay que hablar con nombre y apellido –volvió a insistir– de quiénes son los que traban o impiden la aplicación de la seguridad.” Dos metros más allá, en la mesa principal sobre el escenario, el mandatario bonaerense acusaba el golpe cruzando miradas con el senador Jorge Pampuro, sin poder disimular del todo la sorpresa.
En un programa televisivo, el jefe de Gabinete bonaerense, Alberto Pérez, interpretó que los dichos de Kirchner están en “coincidencia total” con las opiniones críticas de Scioli al Poder Judicial pero, ya entrada la noche, el ex motonauta no terminaba de encajar el golpe. “Nos agarró desprevenidos”, coincidían en su entorno ante la consulta de Página/12. También aseguraron que no habrá por ahora una respuesta, ni pública ni de las otras. “Vamos a tratar de meter el tema en el freezer”, anticipó un colaborador de Scioli, tratando de restarle importancia. “Daniel no va a hacer ninguna locura”, tranquilizó otro. Ambos resaltaron los seis años de trabajo conjunto entre el ex presidente y su vice, durante los cuales “pasaron cosas peores que ésta”, sin que la relación quedara resentida. Mientras tanto, evalúan la posibilidad de que el gobernador dé una conferencia de prensa sobre el tema seguridad, en la que sentaría su posición en el tema y la apuesta en el gabinete bonaerense es que el cortocircuito se diluya el fin de semana.
Cerca de Kirchner, por su parte, también quieren bajarle la temperatura al “exabrupto” y sostienen que no se trató de “un tirón de orejas”, sino de “un ofrecimiento de ayuda”. Este diario pudo hablar con fuentes de confianza del ex presidente que aseguraron que “la idea general del discurso era llamar a los dirigentes a que se hagan cargo de su problema” y, en ese contexto, es que le pidió a Scioli “más claridad” con respecto a las declaraciones (“tengo las manos atadas”) que le habría hecho a familiares de víctimas de delitos. “Si no lo dijo, que salga fuertemente a desmentirlo, y si lo dijo, que sea más claro –insistían–. Si alguien está interfiriendo en su labor, que lo diga, lo vamos a ayudar.”

 http://san-fernando-mi-ciudad.blogspot.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Mostrar botones para compartir