***** *****Escudo Peronista Pictures, Images and Photos ***** - ***** Invitamos a Visitarnos en Twitter - @mirtapraino y en Face - Mirta Praino

6 feb. 2011

LA PRESIDENTA DESPIERTA POCO RECHAZO, UNA MAYORIA CASI TOTAL VE BIEN LA SITUACION

 Página/12

El optimismo como un factor electoral

Aunque su intención de voto es del 34 por ciento, un 93 afirma que podría votarla, el menor rechazo a una figura política nacional. En lo económico y personal, el país es el más optimista de todo el continente.
“Todos los indicadores llevan a una victoria cómoda en primera vuelta. No se ve todavía en los números, pero el hecho de que duplique al segundo, que la oposición esté dividida y que haya elevadísimos índices de optimismo, me llevan a diagnosticar que la Presidenta se encaminaría a un amplio triunfo sin necesidad de ballottage.” El análisis de Enrique Zuleta Puceiro está referido a los resultados de la última encuesta de la consultora que preside, Opinión Pública, Servicios y Mercados (OPSM). Los datos aparecen como contradictorios, porque mientras sólo un siete por ciento de los encuestados dicen que no votarían a Cristina de ninguna manera, es decir que prácticamente la Presidenta no tiene rechazos, la intención de voto roza los 34 puntos, aunque proyectando los indecisos estaría cerca del 40 por ciento. Todo esto en el marco de un país en el que nada menos que el 95 por ciento dice que está optimista.
“La gente puede ser optimista, pero eso no significa que esté orientado su voto. Por ejemplo, puede decir que no vota al peronismo, o que no le gusta tal o cual cosa del Gobierno. Ahora la realidad es que la Presidenta casi no tiene rechazos: se la ve trabajando, superando una situación personal muy difícil, buscando consensos, y el ciudadano común no quiere que le pongan piedras en el camino”, redondea Zuleta. Las conclusiones surgen de una amplia encuesta nacional realizada por OPSM. En total fueron entrevistadas 1100 personas de todo el país, respetándose las proporciones por edad, sexo y nivel económico-social. También hubo una asignación proporcional de personas que viven en ciudades grandes, medianas y chicas. La investigación fue conducida por Gustavo Di Lorenzo.
–Lo más llamativo del trabajo es que se trata del primero en el que la Presidenta tiene muy pocos rechazos, es decir sólo un siete por ciento dice que no la votaría jamás –apuntó este diario.
–Es cierto. La gente ha pasado a considerar que el rechazo a Cristina no tiene sentido. El encuestado dice que es mejor que tenga autoridad, que no la condicionen, que más allá de todo tiene una línea de coherencia y consistencia. Insisto en que, por otra parte, la Presidenta no ha recurrido a la confrontación en los últimos tiempos. A esto agréguele que la inmensa mayoría piensa que se repuso de la adversidad, que trabaja, que no exhibe rencores. Al mismo tiempo, no significa que la voten. De todas maneras, el cuadro es muy favorable a ella en caso de que sea candidata.
–Pero hoy por hoy está en el 34 por ciento de los votos.
–Eso le pasó también a Dilma Rousseff en Brasil. De entrada, José Serra hasta estuvo por encima de ella y aun en momentos de la campaña, Serra se ubicó a unos cuatro puntos de distancia de Dilma. Pero después empezó a pesar la gobernabilidad, que es lo que se ve en nuestra encuesta. Cuando la gente pone en la balanza la capacidad de gobernar de Cristina, que se ve en varios datos de nuestro trabajo, se le agrega que detrás está gran parte del peronismo y que del otro lado las fuerzas son vacilantes y sin planes alternativos, lo que surge es la conclusión de que Cristina ganaría, creo que en forma nítida, cómoda, en primera vuelta. Uno de los cuadros más llamativos de la encuesta tiene que ver con los índices de rechazo, que surgen de la pregunta sobre a qué candidato no votaría en ninguna circunstancia. El mayor nivel de rechazo lo tiene Elisa Carrió (91 por ciento), Cristina es la de menor rechazo (7 por ciento), pero también se ven elevados los cuestionamientos a Macri y a Duhalde (60 por ciento), mientras que parece más potable Ricardo Alfonsín (30 por ciento de rechazo). Yo diría que hoy la gente está a la caza del agorero. La gente agresiva, suscita agresión, la gente enojada, enoja. En un ambiente en que el ciudadano cree que las cosas no están mal, no encajan los que pronostican catástrofes. Según se ve en el Iberómetro continental, la Argentina es hoy uno de los países más optimistas del mundo.
“Por supuesto que se aprecian problemas –concluyó el consultor–. La inflación, por ejemplo, aunque la mayoría cree que el Gobierno está en mejores condiciones que la oposición para enfrentarla. Respecto de la corrupción, no ve una situación generalizada. Ve casos, no un estado general. Aun así, los datos de la encuesta evidencian que el ciudadano común afronta esta elección con un carácter pragmático. No ve que la oposición plantee alternativas muy notorias y hasta la pelea del campo ha perdido sentido. Ni siquiera se vio a la oposición involucrarse demasiado en el último conflicto, mientras que el Ejecutivo exhibió a un ministro, Julián Domínguez, muy activo. Y la estrategia del Gobierno en general no fue polarizar.”




EL PAIS • SUBNOTA

Las expectativas mayoritarias

Seis de cada diez ciudadanos creen que en octubre Cristina Fernández de Kirchner será reelegida. Es un porcentaje mucho mayor que los votos que hoy tiene, pero los consultores creen que esa expectativa influye en las elecciones, sobre todo entre los indecisos. Ricardo Rouvier, titular de Rouvier y Asociados, justamente titula el fenómeno como la apuesta “al caballo ganador”. “Hoy hay menos ciudadanos que dudan quién va a ganar, que por quién votar –afirma Rouvier–. En los ámbitos de estudio sobre la conducta electoral se habla del efecto Bandwagon (carro ganador) que es una sensación generalizada de un resultado que ayuda a que se suban los que no están decididos. Mientras haya muchos que crean que algo va a suceder, los más indiferentes o remisos terminan incorporándose.” Rouvier completa: “Acusar a las agencias de medición de fraude, o señalar que Cristina no se presentará es un pensamiento mágico para sobrellevar lo que es desfavorable. Las racionalizaciones tienden a contravenir los datos. Esto no significa que la elección esté terminada ni cerrada, ni debe provocar triunfalismos en el oficialismo. Falta la campaña electoral ¡nada menos!”.



http://san-fernando-mi-ciudad.blogspot.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Mostrar botones para compartir