***** *****Escudo Peronista Pictures, Images and Photos ***** - ***** Invitamos a Visitarnos en Twitter - @mirtapraino y en Face - Mirta Praino

6 may. 2012

Análisis tercerizados de las políticas sociales Nosotros creemos en derechos y la política social tiene su estrategia en la promoción de los Derechos Humanos y sociales desde un modelo de crecimiento con inversión social.



 La política social debe tener como objetivo el desarrollo humano y social, por lo cual la generación de trabajo permite organizar y crecer con dignidad. Cuando el tejido social se quiebra hay ausencia de políticas públicas y estas (si existen) son reduccionistas y antipopulares. Los argentinos sabemos de esto; la crisis 2001-2002 de quiebre y desempleo fue la evidencia de un  Estado ausente. Era el país de las cajas de alimentos, de los beneficiarios.
El trabajo, cuando es formal, se inserta activamente en el crecimiento del país; convierte “al beneficiario del modelo neoliberal” en “sujeto de derecho”, elimina el clientelismo que lucra con las necesidades de los que menos tienen y permite mirar hacia adelante en la construcción familiar a través de un proyecto de vida distinto. 
Como gobierno hemos impulsado la creación de más de 5 millones de puestos de trabajo en la industria, los servicios, el campo. También impulsamos la economía social a través del sector cooperativo y mutualista, la que genera 1,15 millones de empleos, de los cuales 550 mil están inscriptos como monotributistas sociales y 600 mil son empleos promovidos y generados por las cooperativas tradicionales de manera directa o indirecta. Quienes anatomizan a las cooperativas del Programa de Ingreso Social con Trabajo hablan sin fundamentos. Nunca planteamos, por ejemplo, este programa como un plan social de subsidio al desempleo, como fue el Jefes y Jefas de Hogar. 
La mayoría de los cooperativistas del Programa de Ingreso Social con Trabajo Argentina Trabaja proviene de hogares monoparentales. Y un gran porcentaje son mujeres que reciben la Asignación Universal por Hijo o Embarazo. Los que objetan el incentivo no pueden admitir que esta política social haya sido pensada más allá de la dádiva. 
El Programa que está especialmente protegido es de inclusión social, va más allá del ingreso, interviene activamente en la formación en oficios de los trabajadores y da acceso con el Plan FINES a la terminalidad educativa.Ya tenemos más de 40 mil trabajadores que están terminando sus estudios primarios y secundarios y muy pronto estarán en el plan FINES 100 mil personas. Avanzamos también en programas de salud, buscando contener situaciones de violencia intrafamiliar, problemáticas sociales y apuntamos a la recreación familiar y el deporte social. 
Hoy estamos trabajando en una nueva etapa, reformulamos los objetivos para mejorar la calidad de vida de los trabajadores y sus barrios, con incentivos de productividad y presentismo. Acá vale la pena reflexionar, que las empresas suelen tener estos incentivos y nadie los considera un subsidio o una dádiva.
Los trabajadores tienen obra social, además de seguros personales por su trabajo. Hemos avanzado en dar trabajo y día a día lo vamos calificando desde la organización, para que ningún trabajador quede cautivo de nadie. Necesitamos también que la sociedad, que muchas veces desconoce los alcances del mismo, deje de estigmatizar a quienes se están recuperando todavía de las políticas neoliberales y reconocer el esfuerzo de aquellos que el modelo había excluido. Y cuando digo sociedad, incluyo también a algunas instituciones que se arrogan el poder de la objetividad (que no tienen) y que se evidencia en informes o estudios de algunos investigadores de consultoras o de universidades atadas a la década del ’90, en modelos de evaluación que fueron incapaces de reconocer la crisis internacional de países que se mostraban como modelos en el mundo. Nosotros creemos en derechos, y la política social tiene su estrategia en la promoción de los Derechos Humanos y sociales desde un modelo de crecimiento con inversión social. El país se construye y crece con todos. Toda vez que el modelo de país fue monopolizado por algún sector, perdimos las mayorías. Quizá algunos investigadores y opinólogos deberían ponerse la camiseta de la Argentina, algo que no creo porque ideológicamente sirven a otros intereses.  <

Tiempo Argentino

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Mostrar botones para compartir